El estudio Haciendo Cuentas examina la necesidad, el impacto y el costo de invertir ampliamente en servicios de salud sexual y reproductiva. En conjunto, estos servicios permiten que las personas puedan decidir si quieren tener hijos y cuándo tenerlos, gozar de embarazos y partos seguros, tener bebés sanos, y una vida sexual segura y satisfactoria. Las estimaciones corresponden a mujeres en edad reproductiva (15 a 49) en 132 países de ingreso bajo y mediano (PIBM; mira el mapa) en 2019; las estimaciones cubren los siguientes servicios: anticoncepción moderna, atención materna y del recién nacido, servicios de aborto y tratamiento para las principales ITS curables.

Necesidad insatisfecha de servicios en los PIBM

  • De los 923 millones de mujeres en edad reproductiva en los PIBM que desean evitar un embarazo, 218 millones tienen una necesidad insatisfecha de anticoncepción moderna, esto es, desean evitar un embarazo, pero no están usando un método moderno.
  • Entre las mujeres que desean evitar un embarazo, la necesidad insatisfecha es desproporcionadamente alta entre las adolescentes en edades de 15 a 19 años (43%), en comparación con la proporción del total de mujeres en edades de 15 a 49 años (24%).
  • Cada año, 111 millones de embarazos no planeados ocurren en los PIBM, una cantidad que representa el 49% del total de embarazos en esos países.
  • Anualmente, 127 millones de mujeres en los PIBM dan a luz y muchas de ellas no reciben la atención médica que necesitan.
    • 50 millones tienen menos de cuatro visitas de atención prenatal
    • 31 millones no dan a luz en un centro de salud
    • 16 millones no reciben la atención médica que necesitan después de una complicación obstétrica importante
    • 13 millones tienen recién nacidos que no reciben la atención médica necesaria para tratar complicaciones
  • La falta de servicios de salud sexual y reproductiva de alta calidad pone en riesgo a las mujeres.
    • 35 millones tienen abortos en condiciones inseguras
    • 299,000 mueren por causas relacionadas con el embarazo y el parto
    • 133 millones no reciben el tratamiento que necesitan por clamidia, gonorrea, sífilis y tricomoniasis
  • Las mayores necesidades insatisfechas de servicios ocurren en los países más pobres. Por ejemplo, solamente 59% de las mujeres en los países de ingreso bajo dan a luz en centros de salud, en comparación con el 97% en los países de ingreso mediano alto.

Impactos de expandir y mejorar los servicios

  • Los embarazos no planeados, los abortos inseguros y las muertes maternas disminuirían en aproximadamente dos tercios si todas las mujeres en los PIBM que desean evitar un embarazo usaran métodos anticonceptivos y todas las mujeres embarazadas recibieran servicios que cumplieran con los estándares internacionales.
  • Las muertes neonatales disminuirían en dos tercios y las nuevas infecciones por VIH en bebés de seis semanas o menos disminuirían en casi nueve décimos, si todas las madres y recién nacidos recibieran los servicios recomendados.
  • Los casos de enfermedad pélvica inflamatoria e infertilidad causados por clamidia o gonorrea se eliminarían si todas las mujeres infectadas con estas ITS recibieran un tratamiento efectivo y oportuno.

Costo de satisfacer todas las necesidades de servicios en los PIBM

  • Un paquete de servicios de salud sexual y reproductiva en los PIBM que satisficiera las necesidades de todas las mujeres de anticoncepción moderna, atención materna y del recién nacido, servicios de aborto y tratamiento para las principales ITS curables costaría $69 mil millones (dólares estadounidenses) anualmente.
  • Este total representa un aumento anual de $31 mil millones (83%) por encima del costo actual de los servicios de salud sexual y reproductiva. El aumento considerado per cápita es solamente de $4.80 por año.
  • La inversión adicional requerida varía considerablemente entre subregiones. África subsahariana y Asia del Sur juntas representarían más de las tres cuartas partes del aumento en el costo.
  • Cada dólar gastado en servicios anticonceptivos por encima del nivel actual ahorraría $3 dólares en el costo de la atención materna, del recién nacido y de los servicios de aborto porque la anticoncepción reduce los embarazos no planeados.

Invertir para el futuro

  • Las intervenciones que componen este paquete de servicios de salud han demostrado su factibilidad para ser implementadas en diversos entornos alrededor del mundo.
  • Invertir en estos servicios proporciona a los gobiernos nacionales y locales, el sector privado y de desarrollo internacional una relación favorable de costo-beneficio.
  • Al salvar vidas y mejorar la salud y bienestar de las mujeres, los servicios de salud sexual y reproductiva benefician a los individuos y las familias, además de contribuir al desarrollo social y económico de los países. Acceso a tales servicios también permitirían a las personas ejercer sus derechos sexuales y reproductivos.